cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




25 de octubre de 2014

Precedente



Este y no así
y ningún pero
pero sí del poema
este de absurdos
al recrearlo en formas
y hacer equilibrios
que no un equilibrista cae

sino que cae
desde dentro al desde fuera si un verso
me confunde con nieve
y me desluzco en la palabra

alguna vez desesperando
al pie de las gaviotas y sus plumas
sirven para escribir
poemas como islas
como muñones si te digo

abrázame con aquel agua
interrumpida
fórmula de nuestros cuerpos
convenientes en la sazón imaginaria
de todos los paradigmas.




5 comentarios:

Julito Chés dijo...

Me parece que lo que le sobra al título le falta al cuerpo del poema. Como una cierta elipsis de lo titular.

Repetición de lo de la semana.

tecla dijo...

Tu nunca te desluces en la palabra, Ío.
Tu palabra siempre es pura y exquisita hasta llegar a lo más hondo.
Y te lo digo muy en serio.

Leticia dijo...

La lectura es un encuentro con un texto, lo que asimilamos nos enriquece, pone a trabajar nuestra vida interna, los valores, el aprecio por ciertos temas... Nos enfrentamos a su decir. Creo que tu poema lo has realizado en un estado de ánimo peculiar, como todos, y es brillante que haya lectores como Julito Chés o Tecla, que reflexionen acerca de este. Un placer leerte mi querida Ío, enriquece tu estilo mi visión de la poesía. Un abrazo grande.

Julie Sopetrán dijo...

Paradigma lo que precede al poema que ni lo absurdo equilibra... Y es belleza en tu palabra, aunque no te lo creas, conseguiste modelar su cuerpo que ya es isla... Y te digo que me encantó leerte.

Carmela dijo...

Abrazo de agua te dejo...y cariños.
Carmela