cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




16 de octubre de 2014

Si hace días








Si hace días que no estoy.
Si sólo quiero exprimir limones con los labios
o dejar la mano y su mano en la ventana
para saludar de noche a quien no venga,
a quien no exista. A quién le dice hola
y quién salta de la cama con su traje de insomnio,
arrugadito de tenerlo debajo de la almohada
o dándole teta para empacharlo de calostros.

Pero mire usted, o tú, o tú, mira lo imposible
que es no estar y estar a la vez haciendo fotografías
a las palabras y su teatro de marionetas,
escribir sólo con una mano
–recuérdese dónde está la otra-
y que la propia mano se aleje con lo que escribe
dejando la boca a medias en un estado de desconocimiento
que podría ser el de cualquier analfabeto
intentando talar árboles con el dibujo de un hacha.

Hágase la intención aparente
de estar y concebir tantos hijos como vengan,
que atraviesen el látex y se implanten en la matriz
como si fueran numeritos o raíces,
déjeles a su antojo crecer hacia dentro
y que hagan daño
o que amen y mueran.

Si hace días que no estoy conmigo.
Si sólo yo lo sé, y sé del ruido que hago
al pestañear, al quedarme mirando las flores
esparcidas por el suelo nocturno, suelo
de lluvia y de espejos que me enseña
los colores del éxodo y su futuro mañana
es la mañana de los que no la ven
y se olvidan de estar en la yema de sus dedos.





1 comentario:

sensenort dijo...

Una preciosa y aterciopelada imagen,
y unas maravillosas mil imágenes de tus palabras.
Un beso.