cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




7 de octubre de 2014

Tantos mares







Ajenos a la consonancia de un verbo sin infinitivo
vemos llegar el sol hasta el arrecife de nuestros huecos.
Tú te apoyas en la primera piedra azul
que te tiro y tu boca parece decirme
en la saliva de la ola que se nos rompe
delante de los ojos de los peces infelices
que la marea pone a nuestros pies.
Podemos observar la noche desde otro ángulo
y el dolor nos sube por las pantorrillas
haciéndonos equivocar el norte de las sombras
desde el que nos miramos los adjetivos
como si fuéramos estatuas de cristal
dentro de un museo de nubes de cera.

Nunca antes vimos tantos mares
desembocar tan alto y tan adentro
ni a la soledad tan a solas.

No ignoramos lo inconcluso.
Una urgencia en la mirada me lleva a pensarte.






7 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

una evocación tan rigurosa como melancólica
saludos

Leticia dijo...

Inaprensible como el agua es el sentimiento entre dos. Hoy su vestido acuoso empapa la añoranza con tu poesía. Un abrazo del tamaño del mar.

Carmela dijo...

Adentro es donde llega este poema y se queda.
Besoss

Carmela dijo...

Me encanta de mar a mar y coincidir en ellos ;-)
Besos grandes y tus cariños que ya sabes que me encantan.

Julito Chés dijo...

Afortunado el que aún tiene edad de coleccionar mares. Después podrá pasar las largas horas de la añoranza con gusto.
Si sobrevive.

Lía! dijo...

Tienes una forma muy tuya de expresión que marca y deja huella con tus palabras, hiladas en el marco de la remembranza y la melancolía propia que provoca a la misma vez la complicidad del mar u sus olas...

Mi primera vez por tu espacio de letras... Si me permites me quedo!

Darilea dijo...

La noche observada desde el mar tiene sus contraste de luna y reflejo y en ellos se pierden los encuentros y regresa con las olas la memoria.
Besitos Ío.