cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




12 de noviembre de 2014

Desenredo



Viene como viene un poema
a desdecirse
y volar dentro de la boca.
Pero es un espejo.
Reconozco en su golpear
el silencio de los gorriones.

Es inútil hacerse el muerto,
poner la mano en contraluz
-clavada en los cristales-
o intentar conservarlo entre laureles.

Para que nadie rompa el frío
lo sumerjo en penumbras
y sólo tú en tu eclipse
respondes a las esperanzas
con imágenes mínimas.


Diría que sospecho un desenlace
al llegar a la cumbre solitaria
y obviar la guerra.




No hay comentarios: