cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de noviembre de 2014

Engendrar



Para vencer las desapariciones
concibo un poema en mi vientre.
Le hablo, con el ombligo, de su cuerpo,
le hablo de las futuras cicatrices,
de sus dolores al nacer.
Él me oye desde lejos
y tira mi voz por un barranco.
Me desconoce, rechaza pertenecerme
y de alguna manera logra
salir de la habitación por el pequeño abismo
de las moléculas de mi adn.





No hay comentarios: