cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




26 de noviembre de 2014

Tu cuerpo de animal poema



No comprendo el disparate
de que vengas disfrazado de poema
y entre verso y verso
las palabras se te escapen como fieras
o como si lo fueran de verdad
y las fieras devoraran
el poema
que de tanto disfraz parece no
lo que es sino una fiera distinta
un animal -con perdón de todos los animales-
cruzado con una lengua

no entiendo este trastorno
que quieras decir no lo que dice la palabra
o lo que ella piensa
si más bien dices lo que te da gana
y en cuanto me doy la vuelta
te estás yendo y al regresar eres lo mismo
pero también con otra forma
pero también estás dentro del poema
y qué poema eres que no comprendo
del todo tus sombras ni tus azares

que del azar al destino media un punto en blanco
y al llegar a ponerlo las comas que dejaste a medias
lloran en los extremos de la estrofa
y se quedan pequeñitas y piensan en su sino
porque una coma nunca dice ni escribe sueños
o maravillas o fealdades que otros sienten bellas

una coma es un descanso de la saliva
en su ascenso inconcluso a la nada
una coma no es nunca un poema
o lo es una coma tras otra adivinando en ellas
el acertijo de una boca
de todas las bocas de mi boca
cuando te beso sin besarte
pero besándote lo diestro y lo siniestro
con la boca llena de tijeras

pero vienes disfrazado y lo sé
porque el ombligo no me lo calla
y de tantas veces como escucho
que vienes que llamas que llegas
que no aprendes a entrar por la mirilla
o a ser burbuja o a reptar sobre el suelo
haciendo eses bífidas con tu colita atigrada
y que me pida sexo y yo diga amor, me duele la cabeza
o me duele el hormiguillo y la mariposa al fin
se adormezca junto a tu pecho y tus labios
de poema dulce abran los míos
y el sistema límbico se me vuelva loco
o en la cabeza me estalle el hipotálamo
y libere en mi sangre un litro de oxitocina

sin explicarme las razones
es bien distinto y a la vez que seas lumbre
y ardas en mí conmigo o seas un témpano y cuelgue
de mi cuerpo frío candente tu cuerpo de hielo tórrido
tu cuerpo de animalpoema disfrazado de poema.





No hay comentarios: