cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




28 de diciembre de 2014

Me siento a tu lado



He venido desde donde no estoy
con la noche, con la luna en creciente
y las manos llenas de pétalos,
de arena y algas de los mares
en que las sombras se olvidaban
entre la espuma y la humedad
de nuestros dedos-olas.

En pos de la corriente submarina
el agua se vuelve piedra y estalla
en mil cristales como agujas,
la ausencia me sumerge y te descubro
al final de la playa, muy cerca de los sueños
de las caracolas que te protegen
de la inclemencia de la lluvia
y su aliento de frío.

Me siento a tu lado, es azul
el horizonte, y es naranja
el viento como una caricia
y revuelvo tu pelo, soy el aire
que te recrea en lo profundo,
allí donde la luz nace y palpita
con un suave aleteo de gorriones.

Estoy aquí en la herida,
un racimo de cicatrices
se esconde y se me agolpa
en la voz que te abraza con los labios
de mis versos hundidos
en la dulzura de tu nombre.


A Gabriel Salinas



No hay comentarios: