cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




26 de enero de 2015

Allí, tu mano



Junto a la piedra
el viento desordena su cabello verde,
lo acaricio como el aire con un roce de mariposa
olvidada en el otoño,
su tacto es húmedo, diría que es agua de anoche,
agua o palabra que el mar quiso decirle a la luna
cuando dormida soñaba envuelta en nubes.

Está desnudo, huele a tierra, a savia que se retuerce
ascendiendo hasta las yemas de mis dedos,
y profundizo en los sabores entregados
al sentido latente de la boca
al beber de él las ensoñaciones
de otros labios que al mismo tiempo
toman de mi lengua la clorofila
de una lágrima.

Sobre la piedra el llanto de un beso,
una herida que se abre a la lluvia
para cerrarse alrededor del sueño
por el que viajan las raíces de los árboles.

Al fondo, allí, tu mano
entre los filamentos que como sedales
se deslizan hacia la mía,
y nos tocamos,
nos roza a la vez la dulzura
y el musgo nos asalta con su espina
de flor de cactus.















4 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Podría ser una apropiada definición de poesía, este texto, para ese debate interminable. Poema es lo que, a caballo de imágenes, es capaz de despojarte de ti, entre el placer y el desasosiego.
Eso he sentido al leerlo, que era poesía.
Abrazos, siempre

Leticia dijo...

Todo el poema es bordado en la analogía evocadora que resulta de tu sensibilidad de poeta. Vibrantes metáforas que nos envuelven en su grandeza,tan enraizada en la naturaleza por el deseo ¡Precioso!

Ío, un abrazo desde el semidesierto aquel que ha sido cosido al bies del mar... con espinas.
07:52

Julie Sopetrán dijo...

Es un poema muy inspirado, y por lo mismo, sentido, que transita por su naturaleza lírica de una forma elevada, llevando su lectura a esa belleza que cada lector interpreta a su manera, en la que no está exento el amor, el dolor, la contemplación de la naturaleza... Leerlo, no es lo mismo que escucharlo en tu voz. Me ha encantado escucharlo. Gracias Ío, por darnos tan generosamente tu Poesía.

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Savia que transporta vida y la trasmite a nuestra propio existir,fusión total con la madre naturaleza para ser un todo con ella incluso a la hora del amor,incluso a la hora del recuerdo.
Un poema que me encantó y que yo interpreté así.Lástima no haber podido oírlo en tu voz,fallo técnico, imagino.

Abrazos Ío