cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de enero de 2015

No es



El poema no es lo que dices
porque él te observa y trata de confundirse
contigo y no con lo que ves o con lo que dices estás viendo
El poema está allí, allá, por debajo, por encima, ahí,
sobre, afuera y es de adentro sobre todo
un plus ultra, un pensamiento que no se sabe decir y busca
algoalguien con quien hablar o contarle al verso o decirte
a ti sin que se lo impidas por más o menos que al irte
no dé resultado y te dé un bofetón o un golpe y te duela
y si te asalta la piel ya no puedes más que aflojarla
y querer decir, sin embargo, con la piel a flor de pulmón
pero con la piel sin respirarte.
Y el poema está aquí y viene del más allá
de donde lo ignorado se sabe a medias tintas,
ese dónde de donde regresa el pájaro sin plumas
y la ventana no deja de mirarte con los ecos rotos de sus vidrios
y quieres tocarlo y lo tocas pero es inalcanzable
porque el poema no es el mismo,
el poema que tocas no es el poema porque tocándolo cambia
y en el cambio te ha desvestido y él se puso al huir
otros ojos con que verte por dentro siempre por dentro,
como sólo saben mirar y ver los poemas
acostumbrados a la esterilidad y a morirse
ensartado entre dos piedras afiladas.




1 comentario:

Julito Chés dijo...

El poema nunca quiere tener razón. Si es bueno es por azar y si es verdad es por pasión.