cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




5 de febrero de 2015

derivar



Todo esto es por la sombra
y lo es por una cierta luz.
Todo esto, lo que parecen palabras,
no es sino el otro verbo.
Y también lo es que el alma elija.
Quizá quise decirte,
te dije
y te llamo amor mío.





2 comentarios:

Leticia dijo...

Siempre hay consecuencias, hoy, del amor-la poesía... la tuya, aromada del deseo y el lánguido reproche que se abre entre la oscuridad entre dos. Besos Ío.

Lucas Fulgi dijo...

una palabra puede contener todas las demás, si derivamos. ¿donde detenernos? eso sí es cuestión de alma.