cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




16 de febrero de 2015

el gesto



Pensarás que no eres y la niebla no va a decir que es niebla porque te venda los ojos y tú entraste por un hueco que atraviesa la luz para encontrarte con la inercia de dos cuerpos que sólo se mueven con su caricia.
El rasgo invisible del aire va de la boca a la boca, la respiración se traza apenas tangible en el vapor desprendido por la palabra al calentarse el gesto de las pieles que se forman con el intercambio íntimo de oxígeno.
A partir del espejo amorfo dos cuerpos se crean a sí mismos evaporados, gotean la propia niebla que son, el agua que los confunde.




6 comentarios:

Julito Chés dijo...

Esa íntima y acuosa unión, es muy atrayente.

Un saludo.

Walter Greulach dijo...

Que puedo decirte amiguita. Me encanto!!!!!!!!!!

Leticia dijo...

Insinuador juego con el lector que sabe de que se habla entre líneas... me sonroja y antoja el erotismo de la oscuridad entre la húmeda convivencia.
Besos Ío

Ío dijo...


Gracias a los tres, me alegra que os haya gustado, :)
Un abrazo grande, buena tarde, o buena noche, o buena mañana. Salud

m.

Carmela dijo...

Agua de vida.
Hermoso
Besos, Io.

Ío dijo...


Gracias, Carmela del sur, besos para ti también, y cariños

m.