cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de abril de 2015

Allá vamos, derechos a la nada



Allá vamos, derechos a la nada,
con los pies por delante y un vestido
de madera, con todo lo vivido
y en la boca un gusano, una helada
susurrando en el pecho su emboscada.

Allá, para ser humo y el gemido
del viento del otoño, del olvido,
y la ceniza de la madrugada.

Allá vamos y tú vendrás conmigo,
iremos de la mano, los dos juntos;
antimateria, espacio en el umbral
de todos los vacíos, polvo y cal
de huesos abrasados sin testigo.
Allá, con el dolor de los difuntos.

soneto


3 comentarios:

Carmela dijo...

Allá iremos todos...
Abrazos y cariños.

Julie Sopetrán dijo...

Iremos derechos hacia un todo
que la nada no entiende.
Hermoso y realista. Un beso.

Walter Greulach dijo...

Y este me lo robo. De lejos el major de los que he leido hoy amiguita...