cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




30 de abril de 2015

Coto de caza



Se levanta la veda de la caza,
no olvides tu escopeta y los cartuchos,
tus ojos telescópicos y un perro
adiestrado en seguir la huella con encono
y a estarse mudo
entre zarzas y espinos.
Escoge bien tu puesto y no respires,
escóndete en los matorrales
con el disfraz y tu señuelo.
Afina tu mirada y la atención,
sólo una vez podrás tenerlo a tiro.
Apronta tu disparo con propósito
de muerte lenta y dolorosa.
No falles, ya viene el poeta.



1 comentario:

Julito Chés dijo...

Si el señuelo es un beso, pieza segura.

Un abrazo, por si acaso.