cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




19 de abril de 2015

Poema


También hay que peinarse los domingos,
desenmarañar la cabeza,
convertir el viento en polvo
esnifarlo y dejar que en el cerebro
te cuente dónde estuvo
y si encontró la intimidad de tu boca.
Hoy es domingo y frente al espejo
me peino el pelo de la lengua,
quito nudos, desenredo uno a uno cada cabello,
separo las raíces, reúno en un poema
aquellos pocos que nacen inesperados
con un pronombre en las papilas
que saborean lo dulce
y lo amargo al mismo tiempo.
Por ser domingo necesito el peine adecuado
que peine y entienda mi melena,
que sepa ondular sus palabras
y extenderlas sobre tu cuerpo
como un rosario de acertijos,
que cepille todos los verbos y sus madejas,
que logre traducir a verso
los ovillos que se aíslan.

Es domingo y frente al espejo
tus manos me peinan.




1 comentario:

Julito Chés dijo...

Peine que peinas con esmero
¿por qué estiras mi poema airado?
Acaso no te gustan mis rizos, mis metáforas.