cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de abril de 2015

Todavía cae siempre



El reflejo en la hoja es pequeño,
junto a ella está el jardín;
se diría que hay flores, abejas,
un gusanito royendo algún tallo verde,
unos dedos acariciando la tersura de la hoja
que ayer se le cayó al árbol sin darse cuenta.

Los ojos se acercan por un instante,
incluso una pestaña puede crear ondulaciones
en el agua de la que bebió el gorrión,
agua antigua y sin plumas,
más que agua melancolía, recuerdo
de alguna luz que el viento trajo
cuando aún la noche era cierta.

Fluye y a la vez el aire espera,
se detiene en una mariposa y la mira,
toca con suavidad inagotable
cada escama de su cuerpo en aleteo
de pistilo azul a pistilo rojo,
y el aire lo sabe, se habrá ido mañana
sin dejar una señal de vida
o algo a qué aferrarse cuando el viento
tire de él y también desaparezca
o una boca lo respire antes
de besar otra boca.

La hoja permanece oscura,
su envés soporta su propio peso,
no tiene savia, se muere sin más anuncio
que el color ido hasta el ocre,
pero ella era una esmeralda, ella fue
un botón, una yema latente;
siente la ternura de los ojos
flotando a su alrededor y un día
un lenguaje extraño se le viene a la memoria,
recuerda otras alas, otros paisajes no tan grises
y las palabras
no se hielan.
La hoja nos enseña su matiz de sangre,
está cayendo del árbol,
todavía cae siempre.




6 comentarios:

Leticia dijo...

DEL ESPLENDOR QUE REPRESENTA EL COLOR, HASTA EL CÁLIDO OCRE ¿PORQUÉ NO?... EN ESA LÍNEA DEL TIEMPO EN SUCESIÓN, LA QUE PASA POR TODAS LAS ETAPAS EN UNA VIDA COMPLETA. AFORTUNADA SECUENCIA DE IMÁGENES QUE NOS LLEVAN A VALORAR "LA SIEMPRE ÚNICA" CAÍDA DE UNA FLOR YA MUERTA.
PRECIOSAS FIGURAS QUE EVOCAN LA SIN IGUAL BELLEZA DE LO VIVO, EN LA NATURALEZA, SU REPRODUCCIÓN EN EL CENIT Y LA MUERTE. BELLO MUY BELLO. BESOS ÍO.

José Antonio Fernández dijo...

Muy bonito, Montserrat. Me gustan mucho esos poemas descriptivos por los que vas avanzando en su lectura y te van atrapando. Hay momentos en que las palabras consiguen su magia.

Un abrazo!

Julito Chés dijo...

Sabe siempre la hoja que volverá la siguiente primavera. Y que para volver ha de abonar la tierra.

Un abrazo.

Carmela dijo...

Me dejo caer con la hoja....
Besos y cariños.

Julie Sopetrán dijo...

Hermosísimo poema en comunión poética y mística con la naturaleza. Un abrazo.

Walter Greulach dijo...

Como siempre muy bello mi amiga. me deleito en tus letras cada tanto. Te superas dia a dia... Las imágenes que creas son sublimes.