cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




8 de abril de 2015

transparencia



La ventana por la que miras ¿está abierta o está cerrada?
Con la transparencia que observas ves llegar un símbolo paralelo de aire, a veces cristal, a veces una sombra sobre el cristal, una sombra que se mueve como si resbalara muy despacio cualquier agua de nube, una sombra desde detrás de un árbol, casi un pájaro dormido, casi una raíz asomando levemente de la tierra.
La sombra de una sombra consonante.
La mirada se transluce, eres translúcido y ocupas la superficie de los altares donde las piedras se consagran a la muerte y al amor.
He ahí la espada que atraviesa el mirar, que cruza la sombra como al agua, he ahí la espada que se forja dentro del mármol, la espada que corta la raíz y se clava hermosa en el cuerpo del ave, la espada que divide y saja y desangra al animal, al animalpiedra sobre el ara.
He ahí la espada transparente, la palabra, toda la sangre, he ahí lo salvaje que muere y nace de la inmolación, que nace de ella misma y de nosotros donde nos suicidamos.
Mira la espada, mírala, también eres tú.




6 comentarios:

Julito Chés dijo...

Sea el lenguaje nuestro brazo, que empuñe esa espada trasparente y aguda.

Un beso.

Carmela dijo...

Miradas de palabras, palabras que miran y tu voz mágica dejando transparencias.

Abrazos y cariños, poeta del norte.

Darío dijo...

Loas a esa espada, tierna...

José A. García dijo...

La espada transparente del lenguaje, por eso algunas palabras duelen. No lo había pensado nunca de ese modo.

Excelente texto.

Saludos

J.

Ánima dijo...

Transparente y directo al más esquivo pensamiento.

Beso, Ío.


...también una sonrisa, toda para ti... :)

Taty Cascada dijo...

La palabra que desnuda, apiada o desintegra, que es capaz de disolver, enternecer o develar. Palabra como espada poeta.
Abrazos mi querida Io.