cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




1 de octubre de 2015

El otoño es el sueño de las hojas


El otoño es el sueño de las hojas:
¿no son hermosos sus colores?
Así es el viento que las mece
hasta llegar al suelo su verano,
para sembrarse corazón y savia
debajo del invierno.

Cuando lleguen las nieves
de nuestras ramas sólo quedarán
los brazos que florecieron un día
-cercano en la memoria,
remoto ya en el tiempo.

Y miramos el cielo en la tormenta,
miramos nuestras hojas mustias
-todavía dos o tres, como versos-,
pendientes del fino hilo de la vida,
colgadas y maduras, esperando
el último abrigo del sol
y un refugio en la tierra.



A Isabel F. Bernaldo de Quirós




2 comentarios:

a dijo...

Ha sido toda una sorpresa, ya te lo dije en mi blog, que algo escrito por mí te inspirase tan bonito poema. Es un honor, muchas gracias por tu dedicatoria.
Un fuerte abrazo.
Isabel F. Bernaldo de quirós

Julie Sopetrán dijo...

Desde este hermoso versar... Feliz otoño amigas!