cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




13 de noviembre de 2015

esta de aquí soy yo


Escribo algunos versos
mientras miro el asfalto.
La ciudad desde la ventana
a estas horas es un bulto dormido,
la basura, que huele a perros muertos
rodeada de gatos
parece tener vida,
más vida que el borracho
que se muere entre sus cartones.

Escribo inmóvil, como
si deambulara sobre los tejados
y las azoteas sin flores.
Me voy quedando sola
y ya no están conmigo
los hijos de los hombres,
la necesidad perentoria
de salir afuera y dejarme
encerrada en un día exacto
antes de que amanezca.

Ha crecido el árbol
hacia su adentro.

La niebla se infinita,
me da a beber sus ojos
para que vea que no existe nada
más olvidado que el invierno
y la ceniza de los niños
que alguna vez soñaron
con cajas de cerillas
y sonrisas de carne y hueso.

Una ambulancia que se acerca
con su ulular apagado ilumina
calles y bocas de calles a oscuras,
calles raras como hospitales
o cementerios de sinónimos,
calles locas llenas de locos cuerdos
sin noticias de su mañana
o autobús que les lleve hasta su nuca.

La canoa se aleja,
voy nadando hacia lo incompleto.
Esta de aquí soy yo,
la vida tampoco se escucha
por debajo del agua.






No hay comentarios: