cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




17 de noviembre de 2015

poema



Por la mañana en que te vas cayendo
¿te das cuenta de lo que escuchas?
¿sabrías repetir las geometrías,
todo por dentro de los párpados,
todo lo que es caer y tropezarte?

Desde hace un tiempo sabes que te empujan

tú caes libremente.















3 comentarios:

mareva dijo...

como entrar al cubismo y robar un mapa con el fuego y hacer de trapecista, secando la sangre con una danza, es leerte

muy bella la música!

salud

Omar enletrasarte dijo...

una piedra-poema donde tropezar
saldos

Julie Sopetrán dijo...

¡Qué hermosa libertad en la caída, escuchando las músicas...!