cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




14 de diciembre de 2015

Míralas


No puedes dejar de entrar.
Mírate las manos
como si fuesen el poema
míralas y más afuera el aire

y el poema más adentro

la mano desdiciéndose mano
averiguando la llovizna
y el pulso.

Mírate cada dedo
cómo se curvan
y extienden su tacto
sobre las cosas que no existen

sobre el poema
y su antes de serlo

antes de tener uñas
de detenerse el arañazo
en las costillas.

Míralas

las manos miran desde el fondo
de los cristales de tu cuerpo.





No hay comentarios: