cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




27 de enero de 2016

Algunas cosas


Algunas cosas
no le pertenecen al fuego.
Digamos que el aire se está quemando,
digamos que existe una diferencia
al aproximarse a la llama
y escuchar el sonido crepitante
de un insecto ya de humo.

Algunas cosas
como el silencio, cosas que al mirarlas.

Esas que desde el principio del tiempo
se parecen a la caída.

Algunas cosas, no las imposibles,
con su pequeña voluntad
de abrazarse al poema
y querer dormirse en su casa
o en el charco vacío
donde se anotan los incendios.


Cosas como nosotros.

Al final, también arden.






2 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

Algunas cosas . Es cierto. Sólo tienen cavidad en el poema. Pero podemos quemarnos e incendiar estancias. Pero no desde el poema.

Gracias por dejarte ver aquel día

Omar enletrasarte dijo...

hay fuego en el fuego y en ciertas cosas
saludos