cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




9 de febrero de 2016

Adolezco en la espera


Adolezco en la espera de tus ojos.
Cuál es el nombre de los acertijos,
qué esperanza visible son los hijos
de la abstracción, la idea y sus rastrojos.

Aterida de grises y cerrojos
busco a la soledad en los sufijos
de la nieve, escarbo en los escondrijos
de un animal que aúlla sus despojos.

Contagiada de duelo desafío
a mi lengua de espina y pozo seco:
di, cuenta los segundos, tú que puedes
enumerar palabras y paredes,
háblale en lo profundo de su hueco.

Dile a sus labios, dile allí que es mío.



(soneto)



1 comentario:

Sandra Garrido dijo...

otra maravilla.