cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




21 de diciembre de 2015

encuentro


Has encontrado la manera
de decir viento.
Ahora que lo conoces lo cantas
en secreto en los lugares profundos
a los que llegas detrás de los pájaros.
El color de sus alas te precede
con su lenguaje misterioso.
Las luces en las manos
producen huecos y nubes fugaces
por donde puede entrar el ruido
que acompaña a la lluvia
en su momento más candente.
El primer soplo acerca el corazón
a la boca que espera estremecida
la primera palabra-
la última, que siempre golpea
porque sabe decir y sopla el viento
cuando es de noche
sobre la herida
y la cicatriz vuela.






No hay comentarios: