cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




5 de febrero de 2016

tu mano

                                                                                                              
No sabía que estuvieras tan cerca, ni tampoco si podía cerrar la mano.
No, no sé cerrar la mano.

Nada es más hermoso que una mano conteniendo todas las palabras que penetran.
Al abrirse parece un cuerpo, sobre todo si es tu mano
dentro de la mía.






1 comentario:

a dijo...

Hermosísimos versos.
Un abrazo, amiga.
Isabel