cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




15 de abril de 2016

Mientras estoy a oscuras


Mientras estoy a oscuras la vereda
de mi garganta sabe, sin pudores,
ensuciar las palabras con temblores,
ceñir a su contorno una humareda.

A ver si viene el sol y desenreda
la niebla del pistilo de las flores,
a ver si entre la luna y sus colores
se logra distinguir su piel de seda.

Se acerca una luz pálida, indecisa
me ofrece el don de su pequeña espora:
mi voz se vuelve estambre en el tejido
amorfo de la noche, es el sonido
de una nube acostándose en la aurora.

Ya amanece en las flores su sonrisa.



(soneto)





1 comentario:

Ferran Garrigues dijo...

Un saludo de letras. Gracias por compartir.