cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




13 de mayo de 2016

el juego


En qué extraño juego tus manos
andan metiéndole mano al poema
como si se muriese.

Después vas a querer resucitarlo,
después quieres que sea tuyo
y estás contigo misma
otra vez metiéndole un dedo
hasta que sientes, dentro en ti
su orgasmo.






2 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Un poema nace como algo muy nuestro y después, deja de pertenecernos. Si, es algo así como un orgasmo mi poeta.
Besos siempre.

Ildefonso Robledo dijo...

Al fin, el poema estalló y te desbordó...

Precioso, Io