cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




30 de junio de 2016

poema


Tú dirás cualquier cosa
y yo diré ninguna.
Me quedaré mirando
cómo la sequía se adueña
de los bosques, cómo el agua desciende
desde mi boca
hacia la calma.







4 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Qué silencio tan bello...

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso poema breve, amiga.

Como siempre tu poesía me deja alucinando por su claridad, belleza y eufonía.

Besos a montones
Ana

Cecilia Montoya dijo...

Es una certeza, que la mejor manera de comunicarnos, es a través del silencio. Todo lo envuelve y todo lo manifiesta. Hermoso!!
Un abrazo!

Luciano García Orea dijo...

Me quedaré mirando como la sequía se adueña de los bosques... Al leer esto por un momento he visto esa mirada. Saludos Io.