cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




12 de diciembre de 2016

da igual que llames


Da igual que llames
o que no llames a la puerta
que abro para ti, si al abrirla
entras y yo derrito nieve
poniendo mis labios sobre tus labios
al apretar tu boca
con los primeros copos
que nos enseña el mar.

Da igual que en la memoria
el mapa no sepa encontrarnos
entre las sábanas
o más adentro de la tierra,
da igual que estemos o no estemos,
que seamos un miércoles
o un domingo de ojos cerrados.

Qué más da si la vida es eso,
la sal, la nieve,
entrar, quedarte,
morir entre las olas.







2 comentarios:

Carmela dijo...

Hacía tiempo que no te leía, mi querida Ío. Tus versos de hoy, son una verdadera delicia para los sentidos. Al leerlos uno se adentra en un mar de sentimientos.
Me ha encantado.

Mis besos y mis cariños.

Julie Sopetrán dijo...

Qué hermosa muerte entre la belleza... Sí, me encantó tu poema.