cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de abril de 2017

cauces


El suelo está lleno de hojas/ como pequeñas manos
que recogieran la lluvia/ y estancasen el viento.
Así se va yendo la noche./ Queda la sombra vacía
dentro del árbol de una nube./ El agua escucha una voz de océano:
en el lecho del río el día corre.







1 comentario:

a dijo...

He elegido este poema, como podía haber hecho con cualquier otro, para volver a saludarte en este nuevo rincón que es la esencia de su inicio.
He he elegido este poema porque quizá en él sienta la voz de tu océano en él lecho de vida que recorre mis sentimientos.
He elegido este poema, en fin, este poema porque, sencillamente, me ha entusiasmado.
Muchas gracias y un gran abrazo.