cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




22 de abril de 2017

en otra habitación


Abrir la boca y cuando caiga
por el barranco hacerle
una cruz a la voz,

hacerle a la casa un grito catástrofe,
un silencio como de piernas
cerradas alrededor de los labios

para arrojarte adentro
mientras lavas o cueces el aroma
de una palabra epílogo,

hacerle una habitación a la hormiga,
otra para el náufrago y su palmera.

Más lejos la noche construye
-en otra habitación-
un cuerpo crudo
que llama a la puerta,
que se queda dormido

al borde de la casa.
Al pie de un todavía
casi jardín a oscuras.








1 comentario:

matrioska_verde dijo...

es tan difícil comentar un poema como éste!
me trasmite inquietud, desasosiego, tristeza.

biquiños,