cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




30 de mayo de 2017

Escarpe

                                                                                                                                
Un desnivel en el sueño.                                                                                           
Si mantengo la medida                                                                                               
y extraño                                                                                                                   
el imperturbable entorno                                                                                             

la oniria tal vez
sobre las torres
y las lechuzas
dándome la hora
con sus alas
en mi fase rem

o no mover los ojos
y agitarme
en mi reverso
de densidad precipitada,

qué envés o dorso
exhibe la cruz
de un cuerpo regresado
expuesto a la cadencia
de mi sudor.

A modo de llegada
el surco
que me envuelve
se desnuda
y me acoge
en su tierra volátil.

La osadía del descenso
esta exactitud
de pertenencia
al territorio,

la fruta
líquida en su belleza:

y si
también me seduce
gravitar el agua
despacio,

despacio
hablar mi carne
con el movimiento
rítmico
de un temblor
en la cumbre.










1 comentario:

Paloma Corrales dijo...

"A modo de llegada
el surco
que me envuelve
se desnuda
y me acoge
en su tierra volátil."

Ahí ya volaba contigo. Gracias.