cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de mayo de 2017

viaje

                                                                                                                          
El tren que me lleva y me trae                                                                              
me devuelve a los principios.                                                                               
Me abre las piernas y entra en mí.                                                                       
Soy las ventanas
por donde miro el paisaje
que también soy yo encerrada
en un andén con el vértigo
a solas, con su mirada de prisa,
eléctrica.
El sonido de la velocidad es una laguna
de sal y amor, todos los ruidos
se humedecen y salta rápida
el agua de fuera a adentro.
De donde sale es el océano
concentrado en una gota
densa, viscosa, mezcla de sangre
y tren, amalgama de óxidos y catenarias
que me hacen sentirme mujer.








1 comentario:

Carmela dijo...

Tú eres una hermosa mujer en viaje continuo.
Gracias por tus palabras, espero que te haya llegado ese aliento...
Muchos besucos.