cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




19 de junio de 2017

Así tu voz

                                                                                                                                           
Igual que la secreta voz del mar                                                                                        
tu voz ahonda en mi garganta:                                                                                           
vocal, espina, acento de los verbos                                                                                    
que reclaman temblor y carne.                                                                                            

¿Tendrá tu boca en mi boca el sabor
de la noche?, ¿sabrán tus labios
a poesía o de la curva trémula
de mi espalda regresarán de pronto
al ombligo que sueña con tu lengua?

Como la misteriosa suerte
de la ola, que va y viene y se pronuncia
todas las veces en la playa
tarareando espuma, sal y arena,
desnudándose entre las rocas,

muriendo sin morirse, así
la voz de tu piel se alza enigma:
adentrándome, interna se me clava.









1 comentario:

Taty Cascada dijo...

Existen voces únicas, especiales o, tal vez, sean todas una y el oído del poeta las hace poesía.

Un gran abrazo mi querida Montserrat.