cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de junio de 2017

                                                                                                                                                         
                                                                                                                                                   
Regreso sin mirarme en la palabra:                                                                                           
regreso a volver de donde no he sido.                                                                                        
Sólo me acompaña la herida.








5 comentarios:

Nahuel dijo...

Y esas heridas nunca se van. Me recuerdas a los versos de un vallenato de acá Colombia:

"La herida que siempre llevo en el alma no cicatriza,
inevitable me marca la pena que es infinita,
quisiera volar muy lejos muy lejos sin rumbo fijo,
buscar un lugar del mundo sin odio vivir tranquilo,

Eliminar las tristezas, las mentiras y las traiciones,
no importa que nunca encuentre el corazón
lo que ha buscado de verdad .."


Saludos , Nahuel

Taty Cascada dijo...

La herida siempre aparenta cicatrizar, pero siempre está.

Abrazos mi querida poeta.

Leticia dijo...

La vida nos hiere y quedamos con nuestro vestido de piel y alma con cicatrices, yo las acaricio, otros las cubren, tú las vuelves poesía.
Un placer Ío.

Anónimo dijo...

Cuánta ausencia de sus palabras, de sus versos.

Fackel dijo...

Sin duda que debería volver usted a sus poemas. No se mire en la palabra si no quiere, pero déjela fluir, ¿no ve que nadie somos dueños de nuestras palabras? Sea intermediaria, médium o intérprete. lo que guste, pero no las deje nonatas. Saludo.